EDUCACIÓN
Construir el futuro en familia
3 de Julio de 2017
POR JULIETA LA CASA (REVISTA UNI)
Mueva el cursor para leer más

La historia de U-Report Continúa

Juan Manuel Sampayo tiene 18 años y Emma, su hija, 3. Ambos tienen por delante la posibilidad de construir una vida como la que sueñan y de alcanzar los objetivos que se propongan. A Juan Manuel le sobra determinación. Con mirada tierna y un amor que lo desborda cada vez que se refiere a su hija, explica con seguridad que la prioridad es terminar sus estudios. Vive en Moreno con su madre, en esa ciudad comenzó la secundaria en la Escuela de Educación Secundaria N° 11 “Madres y Abuelas de Plaza de Mayo” hace cinco años. Luego de haber interrumpido la cursada durante 23 meses, volvió a la escuela gracias al apoyo que brinda el proyecto “Salas Maternales en Escuelas Secundarias”, que le permitió a Juan asistir a la misma institución educativa que su pequeña hija.

En la Argentina, a partir de la sanción de la Ley 26.206 de Educación Nacional, la secundaria fue establecida como parte de la educación básica obligatoria. Según datos proporcionados por el INDEC, en el año 2010 cerca de 4 millones de jóvenes de 20 a 29 años (el 62 % de este grupo etario) no habían completado la escuela secundaria. Entre los motivos por los cuales los adolescentes abandonan sus estudios se encuentra el hecho de que se convierten en padres y madres o que están al cuidado de sus hermanos menores.

Según un relevamiento realizado por la Dirección General de Cultura y Educación de la provincia de Buenos Aires, sobre un total de 1.838 establecimientos relevados (el 57,21% del total de establecimientos de ese momento), 4.188 jóvenes eran madres y 3.365 estaban embarazadas. En este contexto, se elaboró la normativa que dio marco al proyecto denominado: “Madres, Padres y Hermanos Mayores todos en Secundaria” (Resolución 5170/08), cuyo principal objetivo es generar condiciones para garantizar el derecho a la educación de todos y todas las y los adolescentes y jóvenes de la provincia de Buenos Aires.

La implementación del proyecto implicó el trabajo conjunto de la Dirección Provincial de Educación Secundaria, la Dirección Provincial de Educación Inicial y la Dirección de Psicología Comunitaria y Pedagogía Social, y desde sus comienzos contó con el apoyo de UNICEF Argentina.

Unicef junto a la educación


Cora Steinberg, especialista de Educación de UNICEF Argentina, explica cuáles son las principales problemáticas que atraviesan los padres y madres adolescentes o hermanos/as que deben hacerse cargo de sus hermanos menores: “Se encuentran con responsabilidades y nuevas demandas que requieren de su tiempo. Ese tiempo muchas veces coincide con el tiempo de la escuela. Lo que indican distintas investigaciones es que en muchos casos, sobre todo entre aquellos jóvenes que provienen de sectores más vulnerables, estos adolescentes mamás, papás o hermanos mayores, residen en hogares donde no es posible garantizar el cuidado sostenido de sus hijos/as o hermanos y por tanto esta responsabilidad queda a su cargo.

Estos hogares están muchas veces atravesados por situaciones de jefaturas del hogar femeninas, donde la madre tiene que salir largas horas para garantizar el ingreso, o ambos padres adultos se encuentran en esta situación”. El proyecto, les permite a los/adolescentes madres/padres y hermanos, sostener y poder terminar sus estudios de nivel secundario, y con ello poder avanzar en el desarrollo de su proyecto de vida. Muchos de ellos señalan que con el título del secundario podrán acceder a un mejor trabajo o continuar estudios terciarios o superiores. Para los niños/as hijos o hermanos de los mayores, esta iniciativa representa un espacio de cuidado y desarrollo que muchas veces no está garantizado en los barrios donde residen. Representa una oportunidad para todos los y las adolescentes y niños de encontrarse con adultos con una formación especializada para acompañarlos en esta primera etapa de crianza y desarrollo. De acompañar a los adolescentes en esta etapa compleja que les toca vivir.

Como señala el estudio realizado investigadoras de la Universidad Nacional Arturo Jauretche en conjunto con UNICEF, este tipo de estrategias constituyen políticas “antidestino” en tanto, inciden en torcer un destino de trayectorias escolares interrumpidas para los adolescentes, y con ello la alta probabilidad de tener una inserción precaria en el mercado de trabajo y así reproducir sus condiciones de origen de vulneración de derechos económicos, sociales y culturales básicos. En este marco, se limitan a su vez las posibilidades de garantizar el acceso a estos derechos de sus niños/as y hermanos/as pequeños/as.

Con respecto al proyecto “Madres, Padres y Hermanos Mayores todos en Secundaria”, la especialista cuenta que UNICEF aportó el equipamiento mobiliario y la dotación de material didáctico de las salas maternales. También colaboró en el desarrollo de talleres e instancias de capacitación en el inicio del proyecto para los equipos técnicos ministeriales y equipos directivos de las escuelas. “Las salas son un espacio multiedad, ya que está abierta a la incorporación de niños desde los 45 días y hasta los 3 años. Como en toda sala maternal están previstos espacios de juego y descanso. Estas salas tienen una extensión horaria mayor a las salas maternales regulares que les permite acompañar el horario de sus padres o hermanos”, explica Cora Steinberg.

Números y resultados


Actualmente hay salas maternales en 18 de las 25 regiones educativas de la provincia de Buenos Aires. Se encuentran en zonas urbanas, periurbanas y rurales, y en total son 52 las salas en funcionamiento. En 2015, UNICEF trabajó junto a la Universidad Nacional Arturo Jauretche para medir los resultados del proyecto y realizar una evaluación cualitativa de la experiencia. De los resultados obtenidos se desprende que la mayoría de los estudiantes cuyos hijos/as concurrían a la sala maternal han promovido o egresado, cumpliendo el objetivo inmediato de no perder el año escolar.

Según adelantó la especialista Cora Steinberg, UNICEF firmará un nuevo convenio de cooperación con la provincia en el que se compromete a seguir apoyando esta iniciativa. Entre 2016 y 2017 se crearán 30 salas maternales nuevas con el objetivo de apoyar la permanencia en la escuela de otros 240 padres o hermanos mayores adolescentes y brindar un cuidado y desarrollo adecuado a cerca de 240 niños en el próximo año.

(la nota completa puede ser leída aquí)

Fotos: Gerónimo Molina / SUBCOOP

ENCUESTAS RELACIONADAS

Sin encuestas relacionadas.

IMÁGENES DESTACADAS


HISTORIAS RELACIONADAS

ESCUELAS INOVADORAS QUE GARANTIZAN LA EDUCACIÓN SECUNDARIA EN PARAJES RURALES
LEER MÁS →

HISTORIAS ARCHIVADAS

FILTRO

LISTA